Proteger un vehiculo nuevo o sacar partido a un coche de segunda mano

El mercado de vehículos de segunda mano lleva años batiendo sus propios récords. Solo en el primer trimestre de este año se han comprado algo más de 580.000 vehículos de ocasión, algo que también explica la bajada en la venta de vehículos nuevos.

Sin embargo, el vehículo de segunda mano, en muchas ocasiones, suele necesitar algún detalle para volver a hacerlo lucir como si fuera nuevo al igual que los vehiculos nuevos necesitan de algunos accesorios para ser mejor protegidos y que luzcan igual de bien durante toda su vida.

Algo tan sencillo como las fundas para asientos hacen que el interior de un coche luzca de una manera completamente diferente. Hoy en día, además, empresas como Lovecar ofrecen la posibilidad de encontrarlas a medida para el modelo, algo que además permite la comodidad de conductor y pasajeros ya que se ajustan a la perfección. Eso es vital para que, en viajes largos, el conductor y los pasajeros se encuentren cómodos y no se muevan en el tiempo que pasen dentro del habitáculo. La variedad de colores, texturas y acabados pueden incluso hacer que el coche parezca nuevo.

Otro detalle de los interiores que mejoran la comodidad y suele ser vital cambiar cuando se compra un coche de segunda mano son las alfombrillas de coche que se ubican bajo los asientos de todos los pasajeros. Tras tiempo en uso, pierden la fiabilidad de pisada necesaria y también el lustro. En el caso de los conductores, mucho más obvio, es necesario que cubran a la perfección las superficies y no se muevan para dificultad el acceso a los pedales. Aunque es algo que poca gente valora, la seguridad comienza, precisamente, en el interior del vehículo, en la comodidad del conductor y en el acceso a los mandos, entre los que, obviamente, se encuentran los pedales. Con distintos tipos de acabados pero a medida, son el complemento perfecto para el interior, incluido el maletero, que podrá proteger con alfombrillas de maletero. Protegen el suelo para además alargar el buen estado del vehículo.

Una alfombrilla para coche que se mueva a cada pisada dificulta la conducción y puede incluso poner en peligro a los ocupantes cuando se está en movimiento.

La chapa también es otro de los puntos a revisar tras la compra de un vehículo de segunda mano. El óxido puede ser el gran enemigo, con lo que incluso antes de la transacción es recomendable ofrecerle el vehículo a alguien de confianza, a ser posible profesional del sector, para que haga una valoración del estado general no solo del motor y mecánica, sino también de la chapa.

Mientras que los interiores se pueden solucionar con relativa facilidad, los exteriores pueden complicar la durabilidad de ese coche en el garaje.

El parque movil en España tiene una calidad fuera de dudas. Primero porque los propietarios suelen cuidar en detalle sus vehículos y por otro lado porque hoy en día los precios de mantenimiento son mucho más accesibles, con lo que los controles como la ITV suelen salir bien en el porcentaje más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *